Nuestras protagonistas, las manos artesanas que crean cada uno de nuestros productos…

Cada una de las prendas que comercializamos provienen de comunidades rurales de escasos recursos, en las que la artesanía ha sido y es el motor económico que permite su subsistencia. La labor artesanal es un trabajo que requiere de mucho esfuerzo y que exige una gran disciplina, que la mayoría de las veces deben compaginar con las obligaciones familiares y el trabajo en el campo.

Las verdaderas protagonistas de este proyecto son las manos artesanas que dedican una parte de su vida a crear verdaderas obras de arte, imprimiendo el carácter, la fuerza, el espíritu y las tradiciones de una cultura milenaria transmitida de generación en generación.

Por ellas apoyamos su trabajo y aportamos nuestro granito de arena en la preservación de esta sabiduría del bordado que se ha ido perdiendo con el paso del tiempo.

Para ellas, Malena, María, Rosalía, Margarita, Ildegarda, Agustina, Yolanda, Josefina, Edila, Micaela, Elvia… y todas las demás compañeras de sus cooperativas y grupos de trabajo, trabajamos motivadas con el objetivo de poder darles siempre trabajo y poder ayudar poco a poco a muchas más personas.

Sus manos, sus herramientas…

Familia Mazahua